PRINCIPAL SOBRE NOSOTROS
f t y
 
 
  Historia
  Principal – Sobre nosotros – la iglesia – Historia  
 
 

NACE EL MOVIMIENTO CRISTIANO

MISIONERO EN MAR DEL PLATA

 
 
Samuel Sórensen, un campeón de la fe  
 

Marcar el inicio de esta obra no es tan fácil, pues no se trata simplemente del comienzo de una congregación u organización, sino de toda una visión. Y esta visión fue extendida por toda Argentina y que está llegando a otros países y continentes. El fundador de esta gran familia que compone el Movimiento Cristiano y Misionero fue Samuel Enok Sórensen, (1918-1979), hijo de Niels C. Sórensen y de Annina Kelstrup, dos jóvenes misioneros Dinamarqueses que se conocieron y se casaron en tierras argentinas y que también fueron padres de Pablo Sórensen, pastor y traductor de la inolvidable campaña de Tommy Hicks en Argentina.

En el año 1950, en la ciudad de City Bell, Argentina, Samuel Sórensen dirigía un Instituto Bíblico, que se llamó "La escuela del Espíritu Santo". En ese lugar Dios produjo un verdadero despertar espiritual, que llevó a maestros y alumnos a buscar intensamente a Dios y a escudriñar la Biblia. En el calor de esa intensa búsqueda de Dios, Samuel recibió una visión renovadora, llamada a transformar la obra misionera de la segunda mitad del siglo veinte, entendiendo de parte de Dios los principios para que el Evangelio se extienda con mayor amplitud y celeridad en Argentina y el mundo.

   
 

En el año 1952, y luego de recibir esa visión, no tuvo reparos en renunciar a su sueldo de misionero, y junto a su esposa y cuatro hijos se trasladó a la ciudad de Mar del Plata aceptando el desafío de probar que Dios puede sostener a sus siervos y proveerles todo lo que necesitan. Dios no lo decepcionó, cumpliendo lo que dice el profeta Habacuc: "..El justo por su fe vivirá.." y también lo que dijo el apóstol Pablo: "..mi Dios; pues suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.."

 

 
Se inicia el Centro Evangelístico en Mar del Plata  
 

Después de tres años de intensa búsqueda de Dios y de un profundo estudio de la obra misionera bíblica. Convencido de que no se necesitaban mejores sermones sino verdaderos siervos y siervas de Dios, que estuvieran dispuestos a depender de la provisión de Dios para cada día, y a entregarlo todo por la predicación del Evangelio, Samuel Sórensen inició en la ciudad de Mar del Plata, el "Centro Evangelístico" (cuna del Movimiento), el 5 de Junio de 1955.
El "Centro Evangelístico" nació como una verdadera obra de fe, y con una fuerte visión misionera. En los años 1956 y 1957 y luego de lo que se llamó "Cursos relámpago", salieron los primeros misioneros al Sur de Argentina, comenzando una gesta gloriosa que al cabo de los años dejó establecidas Iglesias por toda la Patagonia Argentina. Luego tendría lugar la Cruzadas el Norte de Argentina.
Al llegar Enero de 1960, reunidos los líderes en oración en Mar del Plata, dedicados a pensar en el camino a seguir para el bien de la obra que ha sido encomendada, resolviendo así marchar juntos, esperando el desarrollo de los hechos bajo la dirección de Dios. Realizando así la primera Convención nacional, en esta misma fecha en Río Gallegos, Provincia de Santa Cruz. Realizando la declaración constitutiva con el nombre de MOVIMIENTO CRISTIANO MISIONERO, con la visión:
La visión es esta: EN EL ORDEN BIBLICO, aceptar todo lo escrito en absoluta simplicidad de fe y práctica, buscando evitar nuestras opiniones humanas. EN EL ORDEN ESPIRITUAL, ser partícipe de todos los ministerios y dones buscando su operación bíblica. EN EL ORDEN PRACTICO, promover la obra con nuestro todo, conscientes de que es la última hora, en la cual vivimos. Concluimos dando gracias a Dios por el refrigerio espiritual en compañía los unos de los otros, por el derramamiento de su Espíritu y sus operaciones en nuestro medio. Encomendándonos recíprocamente a la gracia de nuestro Señor Jesucristo.

Con este fundamento, en la década del sesenta el Movimiento comenzó a crecer a pasos agigantados. Comenzaron a salir obreros por docenas. En pocos años se establecieron obras en todas las provincias argentinas, y la visión comenzó a trascender las fronteras. En 1964 – 1965 se hicieron campañas evangelísticas y convenciones nacionales más concurridas. Mientras tanto, la obra seguía creciendo presidida por Samuel Sórensen y el incalculable aporte de ministerios como los de Hugo y Celcio Contreras, Jorge Veach, Oscar Daruich, Roberto Alonso y Hugo Fernández.

 
 
 
 

 

Copyright 2012. All rights reserved. Desarrollado por MARKETING TOOLS